Agricultura regenerativa

El método « Keyline » o línea clave

Artículo propuesto por http://www.agriaffaires.es/

Aunque la agricultura mecanizada aumenta los rendimientos agrícolas, es responsable también de una degradación progresiva de los suelos debida a la compactación operada por la maquinaria agrícola y forestal, cada vez más pesada. Así, la compactación del suelo impide la circulación del  agua, del aire y de los organismos del suelo, destruyendo así la calidad de éste y de los cultivos.                 

Para hacer frente a esta situación, nacieron varias alternativas que buscan restaurar la calidad de la tierra y de sus frutos. Entre ellas, encontramos la agricultura regenerativa. Este tipo de agricultura es un componente de la agricultura biológica que tiene por finalidad fortalecer el suelo o regenerar los suelos enfermos. Las técnicas empleadas en este tipo de agricultura son las mismas que las de la agricultura biológica o sea mantener un porcentaje alto de materia orgánica en los suelos, utilizar técnicas de cultivos simplificadas, cultivos de cobertura y abonos verdes, mantener la biodiversidad y favorecer la rotación de cultivos, el mantillo y el compostaje.

Aquí están las técnicas claves de la agricultura regenerativa :

1)     Manejo holístico 

2)     Diseño de permacultura

3)     Gestión holística del pastoreo

4)     Red alimentaria del suelo

5)     Agricultura sin labranza

6)     Cultivos perennes

7)     Policultivo

8)     Compost térmico

9)     Línea clave o Keyline Design

En este artículo, vamos a enfocar sobre este último punto.

La línea clave (Keyline design) es uno de los principios fundamentales de la agricultura regenerativa, concebido por el agricultor e inventor australiano Perceval Alfred Yeomans (1904-1984) a finales de los años 40  y popularizado hoy por el permacultor australiano Darren Doherty. Considerando las condiciones climáticas de Australia en su tiempo, Yeomans decidió reconsiderar las prácticas agrícolas así que la ordenación  de su finca a fin de aumentar su resiliencia. De su experiencia, nació el principio de Keyline design.

Se  trata de una técnica de gestión de los espacios agrícolas basada en la regeneración rápida de los suelos, mediante animales de pastoreo y la observación de la topografía del terreno, de los ciclos del agua y del clima.

El Keyline design se compone de la:

- Regeneración de los suelos => desarrollo rápido de la capa de suelo cultivable y lucha contra la erosión de los suelos y su salinidad

- Gestión de las aguas de escorrentía

- Retención de carbono

El principio de línea clave parte de la idea según la cual cada paisaje presenta particularidades climáticas y topográficas, entonces se debe aplicar este concepto de manera única ya que cada terreno es diferente. Visto que toma en cuenta las características propias de cada terreno, la línea clave participa a la reconstrucción de los ecosistemas y se puede aplicar cualquiera que sean la zona climática y el tamaño del terreno.

El objetivo de tal método es desarrollar un suelo vivo y muy fértil y cabe notar que es mucho más fácil alcanzar este objetivo en un paisaje que fue diseñado para este fin.

La  conceptualización de esta metodología se presenta bajo la forma de una « Escala de Permanencia del paisaje » en la cual Yeomans prioriza los elementos claves que se debe tomar en cuenta en el paisaje. Se debe considerar primero el clima, la topografía (relieve del terreno) y después la gestión del agua, los accesos, la forestación, los edificios y las vallas.                               

La línea clave reagrupa técnicas de trabajo del suelo, riego y técnicas de pastoreo rotativo (manejo holístico) para accelerar el proceso natural de regeneración del suelo. Estas prácticas permiten dar al suelo los elementos que necesita para ser fértil o sea calor, humedad, espacio para el aire (porosidad) y nutrientes ricos en energía y proteínas.

A veces, para compensar la falta de porosidad del suelo, se necesita descompactarlo. Por eso, Yeomans desarolló un subsolador que trabaja el suelo sin dañarlo. La decompactación deja en el suelo un motivo que va influir sobre los movimientos del agua en la superficie. Centenares de pequeñas zanjas, llamadas « keylines » van a capturar el agua, que podrá infiltrarse en el suelo. Si se diseñan estas zanjas de forma óptima, se puede actuar sobre el reparto del agua sobre todo el terreno para que el agua que se acumula en los huecos se dirija hacia las montículos que tienden a faltar agua.
La aeración y la decompactación del suelo buscan recrear una tierra arable y rica, tierra que fue perdida durante los procesos de labranza de la agricultura mecanizada.

La técnica Yeomans es un ejemplo de agricultura regenerativa ya que crea cada vez más vida y biomasa en el suelo y permite también conseguir una producción agrícola cada vez más elevada a medida que la calidad del suelo se mejore. Asociada al manejo holístico, a la agroecología, a la permacultura o a la biodinamía, la línea clave permite favorecer el desarrollo biológico y profundo del suelo, mejorar su calidad y al final crear una base sólida y sana para cultivar.

Ejemplos de diseños Keyline :