Publi-Reportajes . ...

Nuevos microorganismos producidos en Arequipa

09 de Agosto 2017 Equipo Redagrícola
Nuevos microorganismos producidos en Arequipa

Los microorganismos son extraordinarios aliados para la agricultura del futuro, y apenas comenzamos a manejarlos en nuestros sistemas de producción. Nos pueden ayudar a dar sostenibilidad y bajar costos. Pero su empleo demanda una comprensión holística del agro-ecosistema. No solo es cuestión de cambiar de insumos (de convencionales a biológicos), necesitamos cambiar la forma en que hacemos agricultura. Afortunadamente, empresas como NOVAGRI desde el 2008 nos ayudan en esa transición desarrollando biotecnologías que facilitan el acceso al fabuloso potencial de los microorganismos. A través del proyecto PIPEI 297-14 (INNOVATE PERU Universidad San Agustín de Arequipa-NOVAGRI), se investigó el aislamiento local, producción, formulación y uso de tres microorganismos de gran potencial: el hongo micorrízico Rhizophagus intraradices, y las bacterias Azotobacter salinestris y Bacillus amyloliquefaciens. La vida en anaquel a temperatura ambiente fue una meta que también se consiguió.

Las micorrizas son asociaciones simbióticas mutualistas entre hongos micorrízicos y el 95% de las especies vegetales. Las micorrizas constituyen una interacción ecológica única, en la que los hongos están parcialmente dentro de la planta, y al mismo tiempo fuera de ella, actuando como una extensión de sus raíces. Su efecto equivale a aumentar la superficie de absorción de agua y nutrientes para la planta, por lo que mejoran la eficiencia de utilización de los fertilizantes (particularmente P y N), y la tolerancia al stress hídrico. Adicionalmente, solubilizan nutrientes del suelo, protegen a las raíces contra infecciones de patógenos del suelo y secretan glomalina, mejorando la estructura del suelo.

 

Azotobacter salinestris es una bacteria rizosférica, que vive en suelos áridos, con cierta salinidad y con Na. Fija nitrógeno atmosférico, gracias a su enzima nitrogenasa, que actúa mejor en suelos bien aireados y con pH entre 7.0 y 7.5. Bacillus amyloliquefaciens es otra bacteria bien adaptada a condiciones desérticas, se desarrolla bien en suelos alcalinos (pH 7.0 a 8.5). Registra actividad antifúngica contra Botrytis, Rhizoctonia, Fusarium y Phytium, además de promover el crecimiento, gracias a la secreción de hormonas vegetales. De todos los aislamientos conseguidos se seleccionaron e investigaron 2 cepas de Rhizophagus intraradices, 3 cepas de Bacillus amyloliquefaciens, y 3 cepas de Azotobacter salinestris, y se evaluó su bioactividad en invernadero. Con la cepa más efectiva de cada especie, se realizaron ensayos en campos comerciales de cebolla y quinua.

En las pruebas de campo realizadas con quinua, se comprobó el efecto benéfico de Azotobacter salinestris y Bacillus amyloliquefaciens en los rendimientos a cosecha, que se elevaron entre 20% y 40%. Finalmente se probó el kit completo de microorganismos (Rhizophagus intraradices + Azotobacter salinestris + Bacillus amyloliquefaciens= ‘Biokit’) en cebolla amarilla dulce en campo abierto. Se evaluaron 4 dosis del ‘Biokit’ (0, 2, 4 y 6 kg/ha) aplicadas de 0 a 4 veces durante el periodo vegetativo de la cebolla (la primera vez por ‘impregnación’ y las siguientes 3 veces en ‘drench’). El experimento encontró mucha presión de Fusarium oxysporum (por la elevación de temperaturas en 2016/2017 por el ‘Niño Costero’), que se trató de contrarrestar con Trichoderma harzianum. A pesar de la influencia inesperada de estos factores, se encontró efecto significativo de los niveles ensayados del ‘Biokit’, tanto en el control de la incidencia de Fusarium, como sobre el rendimiento final de cebolla. Por otro lado, solo fue efectiva la aplicación por ‘impregnación’, obteniéndose los mejores rendimientos con 4 kg/ha (79 TM/ha vs. 72 TM/ha del control). La aplicación en ‘drench’ fue inefectiva en las condiciones empleadas.

Los rendimientos experimentales, conseguidos con una fertilización NPK de 40-50-80, promediaron 75 TM/ha, mientras que los campos comerciales contemporáneos solo rindieron 60 TM/ha con un nivel de fertilización de 220-100-225. Mientras se imprime este artículo, se instalan nuevos experimentos sobre quinua y cebolla en Santa Rita de Siguas. Esperamos conocer los efectos del ‘Biokit’ sin la presión del Fusarium oxysporum, ni las aplicaciones adicionales de Thrichoderma harzianum. Sin embargo, en conjunto, confirmamos la capacidad de estos microorganismos para neutralizar patógenos y aumentar notablemente la eficiencia de aprovechamiento de los fertilizantes, aún bajo condiciones climáticas difíciles.

El equipo profesional responsable estuvo conformado por: Ing. Maritza Acosta, Mg. Sc. María del Carmen Gonzales, PhD. Alberto Anculle, Blgo. Gustavo Villalta, Bach. Eric Llerena y Bach. Daniel Mamani.

MG. María del Carmen Gonzáles, Ing. Maritza Acosta

Contacto:

informes@novagri.com
Teléfonos:
054-558022, 959013417 y 992744154
www.novagri.com

Suscríbete a nuestro

Newsletter

newsletter

Lo Más Leído

NEWSLETTER

Gracias por registrar tu correo

Registrate

* indicates required
Newsletters