Reportajes . ...
Comparte
La importancia de la frescura en el mercado norteamericano

¿Qué valoran los consumidores de EEUU a la hora de comprar arándanos?

Estudio elaborado por expertos de cuatro universidades norteamericanas identifica cuál es la importancia que los compradores de ese país le dan a factores como el precio, la frescura, la vida útil y el tamaño del empaque cuando adquieren esta fruta en sus mercados locales.

31 de Mayo 2024 Equipo Redagrícola
¿Qué valoran los consumidores de EEUU a la hora de comprar arándanos?

El consumo de arándanos se duplicó en EEUU en el lapso de una década.

Estados Unidos no es un mercado cualquiera para una fruta como el arándano. Se trata de un gran importador global, capaz de absorber el 55 % de los envíos peruanos, el 33 % de los chilenos y el 95 % de los arándanos que se producen en diferentes zonas de México. Y es un mercado en permanente crecimiento, tanto así que en la última década ha duplicado su consumo, pasando de un promedio anual de 5,4 kg en 2012 a 10,4 Kg en 2021.

Pero, ¿qué ha motivado esta expansión? Las razones de este aumento incluyen el reconocimiento de sus beneficios para la salud, así como su calidad mejorada, su disponibilidad durante todo el año y su conveniente empaque. Actualmente, el país es el mayor consumidor de esta baya de color azul en el mundo, concentrando el 35 % de las importaciones globales.

Al momento de la compra, hay una serie de atributos que llaman la atención de los consumidores estadounidenses. Un estudio en el que han participado investigadores de cuatro universidades (Arkansas, Washington, Carolina del Norte y Mississippi) y publicado recientemente en la Revista de la Asociación de Economía Agrícola y Aplicada (JAAEA, por sus siglas en inglés), ha revelado que la frescura es el atributo de calidad del arándano que los consumidores de los Estados Unidos consideran más importante, seguido de la ausencia de defectos, la madurez, el contenido de fitonutrientes y el dulzor.

QUÉ CARACTERÍSTICAN DE CALIDAD DEBEN MEJORARSE

Los principales objetivos de la investigación fueron identificar qué atributos de calidad sensorial y hedónica aumentan la probabilidad de que los consumidores estadounidenses compren arándanos frescos, determinar cómo estos factores de calidad sensorial influyen en la respuesta de los consumidores a los cambios en el precio de este fruto, analizar las elasticidades de precio cruzado y precio propio de las frutas frescas de consumo común en EE UU y caracterizar el perfil de las personas que son compradores habituales de arándanos.

Cuando se les preguntó a los participantes qué características de calidad deberían mejorarse para aumentar el consumo, respondieron que había que mejorar, en orden de importancia, los rasgos de calidad alimentaria, los rasgos de calidad visual, la duración de la frescura, la respuesta de las plantaciones al cambio climático y las características nutricionales. Y cuando se les preguntó sobre la importancia de las etiquetas, las tres más valoradas fueron: sin pesticidas, producto nacional y no modificado genéticamente.

La frescura es el atributo de calidad que los consumidores norteamericanos consideran más importante.

El estudio determinó que las cinco mayores razones por las que los arándanos frescos no se consumían con frecuencia fueron: el precio (identificado como la principal preocupación por el 54,56% de los encuestados), la corta vida útil en casa, la falta de frescura, la falta de arándanos frescos disponibles y el tamaño no deseado del envase.

Los investigadores encontraron que los arándanos etiquetados con descriptores que indican una vida útil más larga (por ejemplo, ‘Stay fresh’, ‘Crunchy’ o ‘Sweety’) se asociaron con una menor sensibilidad a los cambios de precios entre los encuestados.

Analizando las respuestas de los consumidores, también hallaron que a la hora de la compra los berries (arándanos, moras, frambuesas y frutillas) no se sustituyen entre sí, sino que se complementan. “Es probable que estas bayas se compren juntas en el supermercado”, señaló el estudio.

FRESCO, EL PREFERIDO

El tipo de arándano más consumido, según la investigación, fue el fresco, seguido del congelado y el deshidratado. Los métodos de consumo preferidos fueron, primero, comerlo solo y crudo, segundo, añadiéndolo como ingrediente a la granola o el yogur y, tercero, usándolo en batidos y bebidas. El tamaño de envase más popular fue el de 170 gramos, seguido del de 124 y del de 340. La cantidad promedio de arándanos frescos comprados en cada ocasión fue de, aproximadamente, 3,6 Kg.

En cuanto al perfil del comprador, fueron los encuestados blancos y no ‘millennials’ quienes tenían más probabilidades de llevar el fruto a casa. “En general, los hombres encuestados, blancos, con un título universitario, que estaban en buena forma física, residentes de la región noreste, que valoraban mucho la nutrición y que tenían un presupuesto semanal más alto para frutas frescas, eran más propensos a elegir los arándanos”, indicaron los investigadores.

El estudio se puede consultar en detalle en el siguiente enlace.

Suscríbete a nuestro

Newsletter

newsletter

Lo Más Leído

NEWSLETTER

Gracias por registrar tu correo

Registrate

* indicates required
Newsletters