Reportajes . ...
Comparte
De cultivos anuales a uva:

Edición genética en frutales es el próximo desafío de NeoCrop Technologies

La startup valdiviana, que realiza mejoramiento genético en cultivos como la papa y el trigo, está pronta a ingresar al mundo de frutales gracias a una alianza estratégica. Uno de sus principales objetivos, dicen sus creadores, es aportar a la industria con sus tecnologías para acelerar la adaptación de los cultivos a fenómenos como el cambio climático.

07 de Marzo 2023 Consuelo Schwerter TéllezFotos: NeoCrop Technologies.
Edición genética en frutales es el próximo desafío de NeoCrop Technologies

Daniel Norero (izquierda) y Francisca Castillo (segunda de derecha a izquierda) junto a parte del equipo de NeoCrop Technologies en las afueras de sus instalaciones.

Daniel Norero (izquierda) y Francisca Castillo (segunda de derecha a izquierda) junto a parte del equipo de NeoCrop Technologies en las afueras de sus instalaciones

Consuelo Schwerter Téllez
Fotos: NeoCrop Technologies.

Una cereza sin cuesco o un tomate con altos niveles de antioxidantes podrían llegar pronto al mercado. Estas son algunas de las innovaciones a las que se pueda apuntar con una técnica conocida como la edición genética de plantas. Una tecnología que busca, además, mejorar cultivos para adaptarlos a las condiciones climáticas actuales, cada vez más extremas.

Esta es el área de acción de NeoCrop Technologies, startup chilena de biotecnología que usa herramientas como la inteligencia artificial, el internet de las cosas y big data para mejorar las características de semillas y cultivos de interés agronómico a través de la edición genética con CRISPR-Cas9. Esta tecnología, que le valió el Premio Nobel de Química en 2020 a sus creadoras, consiste en ‘cortar’ el ADN de las plantas -así como también de animales y microorganismos- para provocar un cambio en alguna característica. Es una técnica muy precisa y rápida; lo que antes demoraba doce años o más, ahora puede ser posible en solo cuatro o cinco años.

Uno de los grandes intereses de la empresa creada en 2020, es aportar a los cultivos de mayor interés agrícola en Chile y Latinoamérica, tanto económica como socialmente. Es por esto que están en conversaciones para crear alianzas que les permitan llegar a frutales, específicamente a uva de vino para comenzar.

La decisión de partir por este cultivo responde a la necesidad del mercado, identificada por su colaborador. “Estamos en conversaciones con el Consorcio Biofrutales para formular un proyecto que mejore la tolerancia a la sequía. Lo queremos presentar a fondos públicos y lo podemos llevar tanto en trigo como en papa y potencialmente a uva, en principio. Si bien las tecnologías son transversales y se pueden aplicar a distintas plantas, los tiempos en frutales son un poco más largos de lo que podríamos obtener en otros cultivos anuales, por lo que ese es el gran desafío en cuanto a traspasarlo a frutales”, explica la Dra. Francisca Castillo, co-fundadora, CEO y directora de investigación de NeoCrop Technologies.

Dra. Francisca Castillo, co-fundadora, CEO y directora de investigación de NeoCrop Technologies.

Una de las tecnologías que permitirán hacer esto posible es el speed breeding, es decir, crecimiento acelerado en cámaras de crecimiento con condiciones controladas. Este proceso permite acortar el tiempo a floración, estado de interés para el mejoramiento genético. “Muchos árboles frutales se pueden demorar entre tres a siete años en dar la primera flor, que es lo que uno requiere para estos trabajos y eso es un desafío, a diferencia del trigo, donde podemos hacer todo en un año. Acá las estrategias que estamos viendo apuntan a poder acortar ese proceso en primera instancia. Estamos viendo estrategias tanto con speed breeding, como con edición genética, que vamos a estar aplicando para poder bajar los tiempos de mejoramiento”, señala Daniel Norero, co-fundador y COO de la empresa sureña.

Daniel Norero, co-fundador y COO de NeoCrop Technologies. 

 

MEJORAMIENTO GENÉTICO DE CULTIVOS DE IMPORTANCIA SOCIAL PARA EL PAÍS

Hasta ahora han trabajado en cultivos anuales y de interés agronómico para Chile como lo son el trigo y la papa, cultivos que denominan de ‘importancia social’ por ser parte de la base de la alimentación nacional. En sus estudios en trigo están asociados con Campex Baer, semillera chilena y Buck Semillas, de Argentina, para desarrollar un trigo que contenga diez veces más fibra que el común. “En Chile y también a nivel latinoamericano, hay problemas de salud, de sobrepeso y obesidad. Podemos hacer que se integre la fibra a un alimento altamente consumido y eso ayude a controlarlo un poco”, dice Daniel Norero.

Estos ensayos los están realizando en cámaras de speed breeding, lo que les permite una cosecha del cultivo cada dos meses, es decir, seis generaciones en un año. Esta particularidad posibilita realizar una edición genética en tiempo récord, en la que pueden llegar con ensayos de campo mucho antes que con el mejoramiento convencional.

Además, la empresa se encuentra desarrollando un software basado en inteligencia artificial, que permite seleccionar genes y diseñar la estrategia de edición de acuerdo a las características que se desean mejorar. “El software es muy importante porque nos evita trabajar con tanto ensayo y error. En el caso del trigo, su genoma es enorme y estar probando genes puede demorar mucho tiempo. El software cuenta con todas las bases de datos de genomas publicados y te entrega recomendaciones para saber lo que va a pasar al trabajar sobre ciertos genes”, señala Norero. Para tener una idea del genoma del trigo, si se imprimiera en hojas de papel y se apilaran, cubriría una altura equivalente a dos Costanera Center.

Gracias a los avances de la tecnología, se han secuenciado los genomas completos de varios cultivos, lo que es clave para el mejoramiento genético. “Hay bases de datos que muestran cómo los genes van cambiando bajo distintos estímulos como el calor, condiciones de sequía o un patógeno. Toda esa información se puede cruzar con el software y entender qué gen responde bajo tales condiciones, lo que nos permite diseñar una estrategia de mejoramiento adecuada”, explica la Dra. Francisca Castillo, co-fundadora, CEO y directora de investigación de NeoCrop Technologies.

Flor de papa en cámara de speed breeding.

ALIARSE CON EMPRESAS DE LA INDUSTRIA

2022 fue un año de grandes logros y buenas noticias para NeoCrop Technologies. Recibieron el Premio Nacional de Innovación Avonni, fueron finalistas a Startup del Año por El Mercurio y ganaron el primer lugar en Pitch del programa ChileMass-CORFO. Obtener estos reconocimientos les permitió tener más visibilidad, lo que ha traído nuevas oportunidades de colaboración.

Para los fundadores de la startup, crear alianzas estratégicas con empresas del rubro es fundamental para desarrollar y lograr transferir sus tecnologías. “En el caso de frutales, lo haríamos con el Consorcio Biofrutales con el fin de que esto se transfiera a una empresa que produzca las variedades que estamos desarrollando. La idea es aliarse con empresas interesadas en tener variedades con características mejoradas para poder llegar a los agricultores”, señala Castillo.

Una ventaja que ofrecen las alianzas estratégicas en el rubro, es que permiten que la variedad mejorada, una vez validada en el laboratorio por NeoCrop, sea llevada a estudios de campo por la empresa asociada. “Ellos hacen las validaciones en campo, multiplican las semillas y luego procedemos a registrar la nueva variedad, que es compartida entre NeoCrop y la empresa asociada. Las ventas las hacen ellos porque tienen el conocimiento y el mercado ganado en ese sentido”, señala la bioquímica.

Daniel Norero destaca la importancia de crear redes para aprovechar al máximo los recursos, tanto económicos como de capital humano, para aportar con soluciones al sector agropecuario. “Hay muchas empresas con mucho potencial, pero falta que se sumen a esto con recursos, con sus redes y nosotros ponemos toda la parte técnica. En Chile hay talento y hay ciencia muy buena, el tema es que hay que llevarla al mercado. Necesitamos unirnos con exportadoras frutícolas, con viveros, para llevar esto al mercado y dar soluciones reales”.

“Muchas veces llegas a un empresario o una persona de interés del área y te dicen que les parece interesante, pero quieren ver un ‘hito’ y para llegar a ese hito se necesitan recursos. Puedes estar seguro de que vas a llegar a ese hito, pero faltan los recursos. Si una empresa invierte desde un inicio tendrá una parte importante los resultados, tienen que verlo por ese lado”, subraya Norero.

LEVANTAMIENTO DE CAPITAL PARA SEGUIR CRECIENDO

Además, durante 2022 abrieron una ronda de levantamiento de capital para fortalecer el área comercial, crecer en infraestructura e ingresar a nuevos mercados. Levantaron tres fondos públicos por cerca de US$200.000, lo que será clave para desarrollar nuevos proyectos, como el lanzamiento de sus servicios con la Asociación Gremial Nacional de Productores de Semillas, ANPROS.

Gracias al programa Startup Ciencia, de la Agencia Nacional de Investigación y Desarrollo (ANID), pudieron comprar los primeros implementos para crear su laboratorio en la ciudad de Valdivia, región de Los Ríos. El fondo además les permitió financiar al equipo de trabajo, que actualmente se compone de siete personas. Si bien cuentan con un laboratorio bien equipado, que les permite tener autonomía en todas las prácticas que realizan, su ampliación también es un objetivo en un futuro próximo.

“Uno de nuestros objetivos es expandirnos a otros mercados y avanzar con la propiedad intelectual, no solo en Chile, sino también en otros países, donde las patentes van en el orden de los US $50.000 hacia arriba”, cuenta Castillo, por lo que el levantamiento de capital es clave para seguir creciendo.

RESPONDER LAS DEMANDAS DE LOS AGRICULTORES Y CONSUMIDORES

Además de mejorar variedades de interés agrícola a través de alianzas estratégicas, NeoCrop Technologies busca aportar a la industria con sus tecnologías, pero sin convertirse en un semillero. “Queremos contribuir a que los procesos de mejoramiento genético se acorten, porque los desafíos que hoy tiene la agricultura son tremendos”, dice Francisca Castillo.

La seguridad alimentaria, el crecimiento exponencial de la población, o las nuevas tendencias de hábitos alimenticios de los consumidores, son temas a los que también buscan entregar alternativas. “Queremos apostar a responder esas demandas tanto de los agricultores como de los consumidores a través de acortar los períodos de mejoramiento, a través de alianzas estratégicas con empresas semilleras y que no solo tenga como premisa un impacto económico, sino que un impacto social que nos interesa muchísimo”, explica la CEO de NeoCrop.

Ensayos de trigo en cámaras de speed breeding.

Sumado a estos proyectos, varias compañías se han acercado para ver la posibilidad de colaborar y aliarse en otros cultivos. Frutales, hortalizas de hoja verde para hidroponía, agricultura en el desierto e incluso árboles son temas en los que están conversando para avanzar en nuevas variedades.

Sobre transferir estas herramientas para que puedan ser aprovechadas, Norero señala que “son la forma de hacer mejoramiento en forma rápida y sostenible y la idea es que no esperemos que estas cosas se hagan primero en Estados Unidos o en Europa, sino que adelantarnos y partir aquí”.

Suscríbete a nuestro

Newsletter

newsletter

Lo Más Leído

Select your currency

NEWSLETTER

Gracias por registrar tu correo

Registrate

* indicates required
Newsletters