Fosfatos de especialidad: Crece la producción para satisfacer una demanda creciente

El fósforo es considerado como un macronutriente de las plantas. Es decir, las plantas lo necesitan en cantidades relativamente altas. Por su alta reactividad con los componentes del suelo y el agua es difícil aportar este elemento en las cantidades requeridas y de forma que quede disponible. Uno de los mejores métodos para superar este obstáculo es utilizar fertilizantes de P totalmente solubles y aplicarlos en largas sesiones, ya sea a través del fertirriego o mediante aplicaciones foliares. Cerca de un 80% de los fertilizantes fosfatados de especialidad (SPF) se aplican mediante fertirriego y el resto por la vía foliar. La capacidad total de producción mundial se ubica en torno a las 1,3 millones de TM, de las cuales cerca de 2/3 corresponden a MAP. Este artículo fue extractado del informe publicado por la revista asociada a Redagrícola y especializada en nutrición New Ag International. 

www.newaginternational.com

 

Todos los carriers de fósforo aplicados al suelo deben ir en forma de ortofosfatos o ser convertidos a estas formas para que las plantas los puedan utilizar. Sin embargo, la aplicación de estas formas de P al suelo no garantiza que se mantendrán así por mucho tiempo debido a que el fósforo es altamente reactivo y fácilmente cambia a formas menos solubles. Las formas particulares que se van creando dependerán de factores del suelo como pH, temperatura, humedad, concentraciones de otros elementos, etc. Esto explica que todos los aspectos del suelo deben ser optimizados para que las plantas rindan a su potencial. 

Debido a su sensibilidad a numerosos constituyentes del suelo y el agua, el fósforo soluble aplicado con el agua de riego se transforma rápidamente (a veces en minutos) en una forma insoluble de fosfato, no disponible para las raíces de las plantas. De hecho, se ha demostrado (Sri Krishna, 2000) que no más del 20% de los fertilizantes fosfatados aplicados al suelo son consumidos por las plantas. El porcentaje restante se compleja y no queda disponible. Entonces, qué se puede hacer para aumentar la eficiencia del fósforo? Hay pocas opciones, pero tres vias son las más eficientes: la primera manera es aplicar compuestos de ortofosfatos de forma continua a través del fertirriego. La aplicación continua de P disponible a la zona de las raíces, a través de emisores de baja descarga, permite que las raíces lo capturen, antes de que entren en acción otros “agentes” del suelo.  

El fertirriego aumenta la movilidad del P porque después de saturar los puntos de absorción de P cerca del punto de aplicación, el fósforo comienza a moverse en el suelo a través de flujo de masa, lo que es típico de los suelos de textura gruesa debido a su baja capacidad de absorción de P. Mientras se aplica P por fertirrigación, la reducción del pH del agua de riego (ver gráfico 1) reducirá el riesgo de precipitación de compuestos de Ca-P. Por esta razón, es altamente recomendable el uso de ácido fosfórico. La segunda opción es acidificar la solución de riego, por las razones antes explicadas. Los agricultores pueden usar ácidos líquidos, como los ácidos fosfórico, sulfúrico y nítrico pero la manipulación de estos productos requiere de gran cuidado. La otra opción es utilizar fertilizantes acídicos cristalinos. Esto no requiere precauciones especiales y es, por lo tanto, el método de preferencia y el más útil. 

TENDENCIA: AUMENTO EN EL USO DE FOSFATOS SOLUBLES

Lombi & al. 2004 demostraron que el MAP –fosfato monoamónico- grado técnico (totalmente soluble) aporta más fósforo disponible que el MAP granular, en suelos altamente calcáreos. Ristimaki y Papadopoulos demostraron que el fertirriego aporta mayor disponibilidad de nitrógeno y fósforo en suelos básicos (pH=8,2-8,4) y calcáreos (50-60% Ca), con agua de riego básica (pH=8,2) en el cultivo de tomates al aire libre. También en tomate se realizó una comparación entre la aplicación convencional de fósforo y la fertirrigación con fosfato totalmente soluble (ácido fosfórico y urea-fosfato). Los resultaron demostraron que independientemente de la combinación de fertilizantes, los tratamientos con fertirriego fueron siempre superiores. Por lo tanto, los fertilizantes fosfatados de especialidad son clave para mejorar la eficiencia en el uso del fósforo. Pero no son la única clave: los agricultores en los países en desarrollo han subestimado los requerimientos de fósforo de sus cultivos. Por esta razón se calcula que en la actualidad, para satisfacer las crecientes demandas por más alimentos a base de carne, frutas y hortalizas en países como India, China y los de Sudamérica, es necesario aplicar un 50% más de fosfatos de los que se han aplicado en los últimos 40 años, para mejorar la fertilidad de los suelos. Naturalmente, este fósforo será aplicado utilizando métodos modernos como el fertirriego o las aplicaciones foliares, debido a la comodidad de estos sistemas. 

USO EN FERTIRRIEGO SUPERA LARGAMENTE A APLICACIONES FOLIARES

El método de aplicación más frecuente de los SPF es el fertirriego y es además el que utiliza mayores cantidades de nutrientes. Todos los SPF pueden ser aplicados a través de la fertirrigación y son excelentes fertilizantes de inicio para los cultivos, especialmente después de transplante ya que favorecen el crecimiento y desarrollo de las raíces. Otra etapa crítica de crecimiento es antes y después de floración, debido a que la floración lleva al desarrollo de las semillas, las que son un sumidero de fósforo. Las semillas requieren de fósforo para su propio desarrollo y para la obtención de frutas de alta calidad, las que requieren del desarrollo continuo de sus semillas.  

Todos los SPF pueden ser aplicados tanto en fertirriego como en mezclas físicas con otros carrier de nitrógeno o potasio, pero debido a la alta reactividad del fósforo, los fosfatos solubles no deben ser aplicados simultáneamente con fertilizantes de Ca o Mg. Las aplicaciones foliares de SPF todavía están rezagadas en términos de toneladas aplicadas y área cubierta. Uno podría esperar, sin embargo, obtener eficiencias mayores en el uso de SPF por la vía foliar ya que se evitan todos los problemas que impone el suelo. Al evitar la pérdida de efectividad que se genera al reaccionar con los componentes del suelo, se podría aumentar desde una eficiencia del 45% (fertirriego) a cerca del 70% con las aplicaciones foliares. Pero, claro, hay que tomar ciertas precauciones. Las aplicaciones foliares deben realizarse bajo condiciones atmosféricas específicas y es obligación ajustar el pH de la solución a aplicar de manera de evitar quemar las hojas (por ejemplo, la urea fosfato pura no puede ser usada en aplicaciones foliares). También se debe tener cuidado al mezclar SPF con pesticidas y fungicidas. 

TRES FAMILIAS DE PRODUCTOS

El ácido fosfórico constituye una familia de SPF independiente, debido a sus altos niveles de P y por ser una formulación líquida. Los miembros de las otras dos familias incluyen fertilizantes que combinan dos de los tres macronutrientes, normalmente en altas concentraciones.   

En primer lugar la familia de los fertilizantes basados en nitrógeno y fósforo. Los miembros de esta familia constituyen los fertilizantes sólidos de P más utilizados. Tienen altas concentraciones e incluyen el MAP, DAP y la urea fosfato (UP). Al ser ácidos tienen bajas pérdidas de NH3 volátil. Mientras que los dos primeros son moderadamente ácidos, UP es altamente ácido (ver Tabla 1). La otra familia son los productos P-K, que incluyen MKP, MKP acidulado y DKP. Mientras que MKP es ligeramente ácido, MKP acidulado es altamente ácido. DKP es moderadamente básico. Finalmente, un material bastante peculiar que cumple con los criterios de solubilidad es el glicerofosfato, pero sus altos costos de producción impiden su uso masivo.  

Todos los SPF altamente ácidos (ácido fosfórico, UP y MKP acidulado) son útiles para neutralizar los bicarbonatos del suelo y del agua, para mantener las soluciones nutritivas claras y para prevenir la obturación de los emisores de riego. El bajo pH de las soluciones fertilizantes, del agua de riego y de la solución del suelo mejora la disponibilidad de nutrientes y la eficiencia en la extracción de los nutrientes. Cuando estos productos se aplican por fertirriego en suelos sódicos, calcáreos, sus constituyentes de ácido fosfórico reaccionan con el carbonato de calcio del suelo, lo disuelve y libera los cationes de calcio para que estén activos en la solución del suelo. Estos cationes de calcio desplazan los cationes de sodio del complejo del suelo, mejorando la estructura del suelo, mejorando la infiltración y el movimiento del agua. También mejorará el movimiento de aire dentro del suelo. Ambos efectos son muy beneficiosos para la actividad radicular. Si se aplica suficiente agua al suelo luego de este proceso, los cationes de sodio serán lavados (lixiviados) de la zona radicular. 

ÁCIDO FOSFÓRICO: 

SOLO GRADO TÉCNICO

El ácido fosfórico (H3PO4, 61% P2O5) es una solución gruesa, normalmente aplicado en concentraciones de 55%, 65% y 75% de ácido fosfórico en el agua. El ácido fosfórico al 75% tiene una gravedad específica de 1,6. Cuando se usa en fertirriego, el ácido fosfórico (como todos los ácidos) necesita ser guardado en un contenedor especial e inyectado de forma separada a las otras soluciones porque es altamente corrosivo. Hay que tener mucho cuidado al manipular ácido fosfórico.  

Es crucial que el ácido fosfórico utilizado en fertirriego (ver tabla 2) sea de grado técnico: libre de impurezas, claro en aspecto, a diferencia del ácido fosfórico grado fertilizante que es de color verde. De esta forma, nunca va a obturar los sistemas de riego y no va a introducir metales pesados al sistema productivo. Normalmente viene en tambores plásticos de 1 a 1.000 litros o despachado a granel, en concentraciones que van de 55-85%. Este producto es fabricado y comercializado por muchas compañías a nivel mundial y rara vez tiene marca. Normalmente cuando solo conocemos el volumen total de SPF consumidos en algún país y no se especifica la participación de mercado por productos, uno puede asumir que el ácido fosfórico debiera representar un 50% de este volumen, mientras que el MAP debiera llegar al 40%. 

FOSFATO MONO-AMÓNICO (MAP): EL PRODUCTO MÁS IMPORTANTE

El fosfato mono-amónico es la fuente más utilizada de P y N. Tiene el mayor contenido de P de cualquier fertilizante sólido. Una fuente de MAP de alta pureza también es utilizada en la alimentación animal: el NH4+ es sintetizado de una proteína y el H2PO4- es usado en una variedad de funciones metabólicas de los animales. El MAP también se usa en extintores de fuego. El MAP de grado técnico (NH4H2PO4) es uno de los pilares de la industria del fertirriego, junto con la urea, el nitrato de potasio y el nitrato de calcio. MAP se utiliza como fertilizante solo o también como materia prima para fabricar compuestos NPK, en forma cristalina o en solución.  

El proceso de fabricación de MAP es relativamente simple. En un método común, se hace reaccionar una relación de uno a uno de amoníaco (NH3) y ácido fosfórico (H3PO4) y la pasta semilíquida resultante de MAP se solidifica en un granulador. El segundo método consiste en introducir los dos materiales iniciales en un reactor de tubos, donde la reacción genera calor para evaporar agua y solidificar el MAP. Variaciones de estos métodos también se utilizan para la producción de MAP. Una de las ventajas de la producción de MAP es que puede utilizarse el H3PO4 de menor calidad comparado con otros fertilizantes fosforados en los que se suele requerir un grado de pureza mayor del ácido. El contenido en equivalentes de P2O5 del MAP varía desde 48 a 61%, dependiendo de la cantidad de impurezas en el ácido. La composición más común del fertilizante es 11-52-0, pero no es apta para aplicaciones de fertilizantes de especialidad (fertirriego y foliares).  

En forma de polvo, es un componente importante de los fertilizantes en suspensión. Cuando el MAP se fabrica con H3PO4 puro, se disuelve inmediatamente formando una solución clara que puede ser utilizada en las aplicaciones foliares o incorporada en el agua de riego en programas de fertirrigación. La parte nitrogenada de este compuesto está en forma amoniacal. El MAP grado técnico es una fuente muy común de fósforo sobretodo en cultivos al aire libre, hortalizas, flores y frutales. Pero hay que tener cuidado cuando se aplica a cultivos que son sensibles al amonio, especialmente bajo condiciones de hidroponía.  

Cuando se cultiva en sustratos como turba, suelo, fibra de coco, este fertilizante es normalmente seguro. El MAP soluble tiene el mayor contenido de P entre todos los fertilizantes sólidos (sólo el ácido fosfórico tiene un contenido de P mayor). Tiene un bajo índice de salinidad, aunque mayor que el MKP. Y esto explica por qué el MKP es la fuente preferida de P en aplicaciones a cultivos muy sensibles (en particular, ornamentales). Es ácido (pH de solución entre 4 y 4,5), sin embargo, mucho menos que urea fosfato. Hay una serie de fabricantes de MAP en todo el mundo. Pese a ello, la capacidad de producción total fuera de China no ha sido muy impresionante hasta la fecha. Algunos tienen altas capacidades de producción, ofrecen alta calidad y cubren los mercados globales. Actualmente, fuera de China, la mayor capacidad de producción (80.000 TM/año) la tiene Haifa Group (Israel). Una nueva planta, ubicada en las dependencias de Haifa en el sur de Israel, fue inaugurada en el 2012. La construcción de esta planta marcó un nuevo paso en la ejecución del plan estratégico de Haifa de ampliar y diversificar sus plantas de producción. La capacidad inicial de producción era de unas 50.000 TM/año (producción alternada de MAP/MKP). Esta capacidad ha sido ampliada y ya a mediados del 2014 llegaba a los 80.000 TM/año. Los productos se venden bajo la marca “Haifa-MAP”.  

Prayon (Bélgica) produce entre 50,000 y 70,000 TM/año y su marca es “Hortipray MAP”. Prayon está tratando de diversificar sus negocios de fertilizantes solubles al generar otros productos a base de MAP (la misma estrategia que ha seguido ICL con su producto Pekacid). ICL-Group tiene una capacidad de producción de MAP en torno a las 50.000 TM/año. Sobre este punto, expondremos con más precisión en la sección sobre MKP. Pero la gran novedad en este mercado ocurrió en enero del 2013, cuando OCP S.A. y su socio Prayon anunciaron un acuerdo de licencia exclusiva de la tecnología para producir MAP soluble en agua de Prayon. La tecnología de Prayon es reconocida globalmente por su calidad en la generación de fertilizantes solubles. OCP va a utilizar esta tecnología en su planta fabricante de MAP soluble, la que tendrá una capacidad de 100.000 TM/año. La planta, que comenzará a producir en el 2017 (y no en el 2015 como se anunció originalmente), está en proceso de construcción en Jorf Lasfar, Marruecos. La firma de este acuerdo con Prayon marca el primer paso de OCP para ingresar al mercado de los fertilizantes de especialidad y es coherente con los componentes de la estrategia comercial de OCP de posicionarse en nuevos mercados y de desarrollar productos adaptados a las necesidades de los clientes. OCP, la empresa líder en la producción de fosfatos y sus derivados, proveerá el ácido fosfórico que se utilizará en el proceso de producción y aprovechará todas las sinergias que le ofrece su plataforma en Jorf Lasfar. Y, por supuesto, también hay producción en China.  

Hay varios actores importantes como es el caso de Hebei Monband (la empresa líder), Shifang Weifeng, Sinochem Nanjing, Yunnan Yuntianhua, Yunnan Malong y Yichang Shenfa. Es difícil conocer la producción total de China, pero se estima que están por las 600.000 TM/año. En Rusia la producción también ha aumentado, con Uralchem a la cabeza con su marca Solar MAP. También hay producción local en Brasil, a través de las empresas Electroquímica Jaraguá, Agraria, Nitrobras y Nutriplant. Finalmente, se suponía que SQM a través de su planta de SQM VITAD FZCO en Dubai iba a producir MAP soluble. Pero actualmente solo produce urea fosfato. 

FOSFATO DI-AMÓNICO (DAP): UN PRODUCTO RARO PERO INTERESANTE

Al igual que el MAP, el fosfato di amónico (NH4)2HPO4) también tiene dos grados. DAP 18-46-0 es el fertilizante fosfatado commodity más usado. Este grado es considerablemente más económico y menos soluble (típicamente 80-95%) y, por lo tanto, no califica para ser usado en fertirriego. Sin embargo, su lucrativo “hermano” (21-53-0) tiene uso en fertirriego y en aplicaciones foliares. Se utiliza bastante en la producción de granos y cultivos en hileras como maíz, trigo, centeno y pastos. Se puede aplicar directo o mezclado con otros fertilizantes sólidos, para enriquecerlos con fósforo. Hay pocos fabricantes de este producto, entre ellos: Innophos (México), Qingdao y Yunnan Malong (China), y las empresas turcas Eastwaychem y Solver-Chem.

FOSFATO MONO-POTASIO (MKP): UNA ESTRELLA EMERGENTE

Este compuesto (KH2PO4) es una sal soluble que tiene el análisis 0-52-34. Por lo tanto es uno de los fertilizantes sólidos más concentrados de la industria, lo que lo hace muy atractivo cuando es necesario transportar fertilizantes por distancias largas. El MKP también tiene otra virtud: su bajo índice de salinidad (8, comparado con 100 que tiene la referencia el nitrato de sodio). Por lo que es particularmente apto para ser usado en condiciones al aire libre con suelos o agua de riego salina, pero también se usa ampliamente en condiciones normales de suelos y en cultivos sin suelo.  

Otro uso ha sido la aplicación foliar de MKP para combatir una serie de enfermedades causadas por hongos como es el caso de oídio (Leveillula taurica, Oidium mangiferae, Podosphaera leucotricha, Sphaer- otheca pannosa, S. fuliginea, Uncinula necator y otros) y mildiú (Pseudoperonospora cubensis) en cultivos como pimiento, manzanos, uvas, durazno, nectarines, pepinos, rosas, melones y mangos. El maíz también se protege utilizando MKP contra Puccinia sorghi y Exserohilum turcicum.  Por esta razón, este producto ha sido incorporado en los programas normales de aplicaciones, al 1-1,5%, en rotación o mezclado con fungicidas convencionales. Así se busca además rotar principios activos, para evitar el desarrollo de resistencia a fungicidas.  

Los mayores centros de producción de MKP fuera de China (donde se estima que se producen unas 250.000 TM/año) son de propiedad de las empresas israelíes ICL-Group (bajo la marca “Peak”) y Haifa Group (“Haifa-MKP”), con aproximadamente 50.000 TM/año cada una. En el año 2004 Haifa lanzó un proceso de producción de MKP grado técnico bastante innovador. La empresa había estado produciendo importantes cantidades de MKP desde 1975 a través del proceso tradicionales, que se basa en hacer reaccionar ácido fosfórico grado técnico con hidróxido de potasio (KOH). La nueva tecnología patentada por Haifa utiliza Cloruro de Potasio (KCl) como materia prima en vez de KOH, el que es mucho más caro. 

ICL también lanzó al mercado una innovación: MKP acidulado, un producto con la marca “Pekacid”, que se produce al hacer reaccionar MKP con ácido fosfórico. PeKacid™ es un fertilizante totalmente soluble de fósforo y potasio, altamente ácido (pH=2,2), que ha sido formulado especialmente para aplicaciones por fertirriego en suelos calcáreos y/o con aguas de riego con altos niveles de bicarbonatos. El producto ha sido marketeado con el concepto de “ácido en una bolsa”, este producto reemplaza las aplicaciones convencionales de ácido fosfórico grados técnico y agrícola. Su fórmula es 0-60-20 (60% P2O5 and 20% K2O) y es un producto cristalino, libre de nitrógeno, sodio y cloruro. El único punto en contra de MKP es su precio. Es el producto más caro de todos los fosfatos solubles.

FOSFATO DI-POTÁSICO (DKP): 

EL CON MAYOR SOLUBILIDAD DE TODOS LOS FOSFATOS SOLUBLES

Este compuesto (K2HPO4) es otra sal soluble de potasio-sulfato con un análisis de 0-41-54. Por lo mismo, en uno de los fertilizantes sólidos más concentrados de la industria. DKP es extremadamente soluble con 1.600 gramos/litro, lo que lo hace el de mayor solubilidad de todos los fosfatos. También es el que tiene la solución en agua con el pH más alto (9,2 en una solución de 0,1%). Estas características lo transforman en un producto óptimo para tratar deficiencias de fósforo en suelos ácidos (ejemplo: sueldos maduros en regiones tropicales) y para ser usado en aguas de bajos niveles de carbonatos y bicarbonatos (ejemplo: regiones tropicales y aguas de lluvia o desalinizadas).  

Sus altos niveles de potasio también le permiten ser usados en las etapas finales del ciclo de maduración de los cultivos, al favorecer la producción de azúcares y aceites, y manteniendo a raya el crecimiento vegetativo. También se puede usar como una materia prima concentrada para producir soluciones con altos niveles de P o K en el suelo. Así mismo se usa en aplicaciones foliares. Haifa-Group es el único fabricante que vende este producto en el mercado hortofrutícola, bajo la marca “Haifa DKP”. 

UREA FOSFATO: 

EL NUEVO MIEMBRO DEL EQUIPO

Urea fosfato (CO (NH2)- 2*H3PO4) se produce al hacer reaccionar urea con ácido fosfórico y se disuelve fácilmente en agua para volver a ser urea y H3PO4 de nuevo. El análisis del producto es 17-44-0. Cuando se disuelve en agua tiene una reacción bastante ácida con pH= 1,8 (!) a 1% peso/peso. Por lo tanto se recomienda para ser usado bajo condiciones de crecimiento neutra o alcalina y cuando el agua es rica en bicarbonatos, calcio y magnesio, porque previene la obturación de los emisores de riego. El uso de Urea fosfato (UP) no es recomendable en cultivos si suelo porque tiene una baja eficiencia como carrier de nitrógeno. El componente de urea de este producto no es extraído por las raíces como urea, sino que debe ser convertido primero en amonio. Esta conversión raramente se produce en cultivos sin suelo debido a las condiciones poco favorables para las bacterias.  

UP es más seguro de manipular que los ácidos líquidos porque viene en forma sólida. Cuando se aplica UP al suelo, el componente de ácido fosfórico del producto retarda la hidrólisis de urea y reduce las pérdidas de gaseosas de Urea N como amonio. Varios estudios (ejemplo. Mikkelsen, 1987 & 1988) han demostrado que UP mejora la extracción de P por la planta, reduce la pérdida de amonio por volatilización y mejora la disponibilidad de micronutrientes. Otros estudios científicos han demostrado que el uso de UP adelanta la floración y maduración de los cultivos. Se supone que los rendimientos más altos que se obtienen usando UP se deben a una mayor eficiencia del fósforo de UP comparado con las de MAP y DAP en suelos calcáreos. También se ha demostrado que el uso de UP potencia el efecto de las giberelinas en el tamaño de las uvas. El mayor fabricante de UP es SQM, utilizando la planta de producción en Dubai, con 18.000 TM/año. Se comercializa con la marca Ultrasol Magnum p44. También hay algunos proveedores en China, India, Alemania y Estados Unidos. 

POLIFOSFATOS: 

CRECEN EN CULTIVOS SIN SUELO

Cuando se hace reaccionar ácido fosfórico con amonio, el agua se va y las moléculas de fosfato individuales comienzan a unirse para formar un “polifosfato”. “Poli” se refiere a múltiples moléculas de fosfatos unidas en una cadena. Cada unión de moléculas de fosfato tiene un nombre en particular dependiendo de su largo, pero se utiliza el término genérico “polifosfato”.  

Los fertilizantes polifosfato ofrecen la ventaja de tener un alto contenido de nutrientes a través de un contenido claro, libre de cristales, que es estable bajo amplios rangos de temperatura y que tiene una larga vida de almacenamiento. Además, una serie de otros nutrientes se mezclan muy bien con los polifosfatos lo que los transforma en excelentes carriers de micronutrientes. De hecho, Prayon ha desarrollado productos que utilizan el “esqueleto” de los polifosfatos para quelatar hierro, como reemplazo de los tradicionales quelatos EDTA.  

Los polifosfatos son polímeros que consisten en al menos tres unidades de ortofosfatos. Son, por lo tanto, una forma concentrada de fertilizante de P. Como mencionamos anteriormente, la única forma de fosfato disponible para las raíces de las plantas es el anión H2PO4. En los fertilizantes a base de polifosfatos, entre la mitad y tres cuartos del fósforo está presente a través de polímeros encadenados. El restante P (ortofosfato) está disponible inmediatamente para ser extraído por las plantas. Por lo tanto, la mayoría del fosfato contenido en la molécula de polifosfato no está disponible para la planta hasta que la molécula haya sido desarmada. Cuando, por ejemplo, el polifosfato de amonio (APP, 10-34-0 o 11-37-0) se aplica al suelo rápidamente será hidrolizado (bajo condiciones apropiadas) en unidades de pirofosfato que incluyen dos unidades de ortofosfato. Y estas, por su parte, serán hidrolizadas en unidades de ortofosfato. El polifosfato de amonio es normalmente producido en formulaciones líquidas. El catión de amonio en la molécula sirve como catalizador para desarmar el producto, porque cuando las raíces de las plantas absorben NH4+ excretan protones (H+), acidificando de esta forma la solución del suelo en la cercanía de los pelos radiculares.  

El tiempo que se requiere para desarmar la molécula de APP en sus monómeros, hace que este producto se transforme en uno de lenta liberación, manteniendo por más tiempo el aporte nutricional. Esto, a diferencia de los otros fertilizantes fosfatados, los que liberan inmediatamente sus contenidos de fósforo, traduciéndose en una fijación masiva de iones de fosfato no disponible para las plantas. El uso de APP ha tenido muy buenos resultados en cultivos sin suelos. Los productos a base de APP hacen más lento el proceso de “lock up” de P, que sucede donde los suelos son ricos en Al, Ca y Fe. Los polifosfatos se mueven más en los suelos, prolongan el aporte de P, permiten una penetración más profunda de P en el suelo y aumentan la disponibilidad de micronutrientes. Yara (Noruega) tiene un producto líquido de polifosfatos con la marca “Súper FK” (0-24-37). Haifa por su parte tiene un producto cristalino soluble llamado “Haifa VitaPhos-K” (4-32-49) que es recomendado especialmente para sistemas sin suelo. 

La demanda por fuentes de fósforo –que en la actualidad está virtualmente equilibrada con la oferta mundial- aumentará, así como en cierta media la oferta. Pero a nivel de mercados, la gran interrogante seguirá siendo si la enorme capacidad productiva en China continuará siendo absorbida por el mercado doméstico o si un porcentaje irá a exportaciones.