Recambio varietal en manzanas ¿Quién se unirá al club?

Las variedades de manzanas club llegaron a Chile y buscan consolidarse. Se trata de variedades que vienen a llenar un espacio que es apetecido por los consumidores de medio mundo: fruta de mejor sabor, más crujiente e incluso algunas con gustos exóticos. Incluso que su pulpa sea de otro color y el tamaño más pequeño. La innovación está y, de hecho, todos los años surgen nuevas variedades, por lo que es válido preguntarse si hay espacio para todas ellas. 

 

Por Rodrigo Pizarro Yáñez

 

Cuando en 1984 un productor de manzana quería cultivar una Royal Gala en sus campos solo tenía una alternativa, una manzana estriada y descolorida. Tras treinta años, el panorama es completamente diferente. Y la gama de colores también. Las mutaciones de alta coloración se han sucedido unas tras otras, tratando de sortear uno de los grandes inconvenientes de la producción de manzanas: el golpe de sol. Las últimas innovaciones incluyen mutaciones como Schnicored, Decarli, Devil Gala o  Galafab y todo hace presagiar que seguirán apareciendo nuevas en el corto tiempo. 

Dinámica. Así es la innovación varietal en manzana hoy en día. El trabajo de los diferentes programas genéticos a lo largo y ancho del mundo no se detiene, buscando nuevas candidatas en los grandes grupos varietales como Gala o Fuji, pero también de nuevas variedades no derivadas de otras que buscan hacerse con un espacio productivo y comercial. Las hay aquellas son libres y que, todo aquel que la quiera, la puede plantar, pero también las hay patentadas, que quien las desee debe pertenecer a un ‘selecto club’ de productores, ya sea en Chile, Francia, Italia, Nueva Zelanda o EE UU.

 

¿QUÉ BUSCA UN PRODUCTOR DE MANZANA?

En Chile, al igual que en otros países, un importante número de  productores y empresas aún se fijan exclusivamente en aquellas variedades que está demandando el mercado. En definitiva, quieren saber dónde se está vendiendo tal o cual manzana. “No son muchos los que buscan nuevos productos de calidad con potencialidades y están dispuestos a ser parte del desarrollo comercial de un plan de introducción de una nueva variedad.    Es una realidad y de alguna manera también en el nuevo escenario mundial de la forma en que las variedades se distribuyen, es también una debilidad de nuestra industria”, explica Luis Fernández, director ejecutivo de ANA Chile.  

Lo cierto es que en Chile hasta hace muy poco tiempo las empresas no plantaban una variedad club si es que no existía un mercado ya desarrollado para la variedad. Cuando los viveros presentaban una variedad, la pregunta más recurrente de los productores y las empresas exportadoras era ¿Qué mercados compran esta manzana? Si la veían como una opción atractiva, se sumaban. Sin embargo, hoy en día el panorama es diferente. Debido a que existe una gran cantidad de variedades y selecciones, es imposible dar una respuesta, porque los mercados ni siquiera la conocen. 

“Hoy podemos hablar de sus características, sus potencialidades, atributos y defectos, para luego trabajar en conjunto en determinar los potenciales mercados y darla a conocer. En Chile aún son pocos los ejemplos de vinculación temprana a variedades y participación en su proceso de desarrollo comercial”, precisa Fernández. Algo que sí ocurre en Sudáfrica o Nueva Zelanda, por ejemplo. Sin embargo, el ejecutivo cree que hay una positiva tendencia, provocada por productores y empresas que han decidido dar ese paso. 

Pink Lady® es la reina de las variedades club. Un potente marketing y un buen producto, basado en el desarrollo de la variedad "Cripps pink" la ha posicionado como una manzana club de primer nivel. Luego de "Cripps pink" han aprecido otras mutaciones como "Rosy glow" y "Lady in red".

LA REINA SE LLAMA PINK LADY®

Al hablar de clubes de manzana, el primero que se viene inmediatamente a la cabeza es Pink Lady®. Su inconfundible logo de un corazón la hace fácilmente identificable y reconocida en supermercados o tiendas, que es acompañado por un gran despliegue de marketing y promociones en puntos de venta, prensa, radio, televisión, Internet y redes sociales. Y todo gracias a una variedad llamada ‘Cripps Pink’, que fue obtenida en Australia por John Cripps, cruzando las variedades ‘Lady Williams’ y ‘Golden’. De ahí en adelante, solo ha sido una historia de éxito basada en unas excepcionales campañas de marketing y en un buen producto que hoy se produce en una decena de países, incluido Chile. 

Al igual que en otros grupos varietales, han surgido nuevas mutaciones de ‘Cripps Pink’. Una de ellas es ‘Rosy Glow cv.’, que presenta una mejor coloración que su predecesora. “Tenemos acuerdos con quienes controlan la marca, para manejar su plantación de acuerdo de un programa global, donde se pretende manejar las hectáreas que se planten de este conjunto de variedades que pueden ser comercializadas bajo la marca de Pink Lady®”, cuenta Fernández. Pese a que en Chile, hasta el día de hoy, no se ha generado una limitación en cuanto al número de plantas que se pueden plantar cada año, está dentro de las posibilidades de que se establezcan límites, como sí se hace en otras partes del mundo, donde hay cuotas de plantación anuales. 

Pero, ¿en Chile por qué no se ha restringido la plantación de este grupo de variedades? “Porque quienes manejan la marca no han llegado a determinar que es necesario hacerlo. Es decir, todavía la proyección de lo plantado y producido en Chile no es una amenaza de sobre oferta de fruta”, responde. ‘Lady in Red’ es la siguiente mutación, que ya se ha plantado en algunas zonas productoras del planeta. 

Cada temporada surgen nuevas variedades, algunas de ellas manejadas como club, que buscan posicionarse en los mercados internacionales.

PERO NO SOLO SE VIVE DE PINK LADY®

La ‘CIV198 cv’ es una de las otras variedades club que se están plantando en el planeta. Quizás esa sigla no diga mucho porque es una variedad que comercialmente se ha difundido con el nombre de ‘Modì®’. Creada por el Centro Innovazione Varietale (CIV), de Italia. Proviene de un cruce natural entre las variedades ‘Liberty’ y ‘Gala’ y que a nivel mundial es manejada por un pool internacional de empresas de países europeos, pero también en Turquía, Serbia, Macedonia, Bosnia Herzegovina, Montenegro, Albania, Rusia, EE UU Australia, Uruguay y Chile.  

“El plan de cultivo tiene como objetivo llegar en los próximos años alrededor de 1.000 ha en el mundo, de las cuales aproximadamente el 80% se encuentra en el hemisferio norte, con una producción global de alrededor de 30.000 toneladas, con las cuales se espera lograr un equilibrio entre la oferta y la demanda de manzanas Modì®”, explica Dario Lezziero, de Modì Europa Consortium.

Solo en Italia hay unas 400 ha plantadas, con más del 50% de la producción ubicada en la región de Emilia Romagna y cerca del 45% en la región de Alto Adige, donde se han logrado producciones de unas 20.000 t/año, con un promedio de 50 t/ha. 

Hoy ‘Modì®’ también está en Chile, luego de que el CIV haya licenciado de licenciado de forma exclusiva a la empresa Dole, “quienes podrán plantar una cantidad importante de hectáreas en el país”, confirma Luis Fernández, director ejecutivo de ANA Chile, vivero que ha sido licenciado en forma exclusiva para llevar a cabo la propagación de las plantas en Chile. “Dole está en capacidad para sublicenciar productores, y es una facultad de ellos”, añade. 

Los responsables de Modi® esperan llegar a las 1000 ha plantadas en una decena de países, con las que esperan obtener 30000 ton. de fruta

Kanzi® es otra de las variedades club que hay dando vueltas por el mundo. Proviene de un cruce natural de Gala y Braeburn. Las primeras manzanas se vendieron en 2005, en 2009 la producción alcanzaba las 25.000 toneladas, mientras que en 2015 sus productores consiguieron 60.000 toneladas.  Se trata de una variedad que se está produciendo en Holanda, Bélgica, Reino Unido, Alemania, Italia, Suiza, EE.UU., Nueva Zelanda, Australia, Sudáfrica y Chile. “La rentabilidad de la variedad es buena”, confirma Tamara Chaloulakos, responsable de marketing de GKE NV, compañía encargada de manejar Kanzi®. “En realidad, estamos por encima de la media”, continúa. 

“El actual modelo de licencia internacional para la producción de ‘Modì®’ está estructurado y organizado por empresa o grupo con los agricultores vinculados directa o indirectamente a nuestro licenciatario de esta variedad”, explica Lazziero y agrega que la superficie media de plantación para cada distribuidor autorizado varía entre 100 y 200 ha, dependiendo del país, zona geográfica y mercado. 

La aparición de los clubes de manzana busca mantener el producto a través de toda la temporada en los supermercados y, para conseguirlo se necesitan producciones de contraestación, en el hemisferio sur. “Las producciones en el hemisferio sur (Chile o Nueva Zelanda, por ejemplo) es muy estratégica, principalmente en supermercados del Reino Unido, EE UU y norte de Europa, que demandan un abastecimiento todo el año”, precisa Lezziero. 

Isaaq es una variedad italiana de pequeño tamaño, ideal para comerla como snack, al igual que neozelandesa Rockit.

Para Chaloulakos es esencial escuchar los deseos del mercado. “Los minoristas están buscando una manzana que se pueda suministrar todo el año. Y estamos trabajando en ello, en tener oferta los 365 días, en lo que llamamos ‘estandar Kanzi®’. Somos muy estrictos en esto y queremos ofrecer a los minoristas y consumidores siempre una buena calidad”, explica. Para conseguirlo, mantienen un estricto sistema de control con todas las empresas socias de este club que, en su mayoría, se trata de empresas familiares. Así, por ejemplo, en Europa trabajan con cooperativas. 

REGALÍAS Y PLANES DE COMERCIALIZACIÓN

Las regalías y los planes comerciales de cada variedad son todos diferentes y todos obedecen a un plan que, en la mayoría de los casos, los traza el obtentor de dicha variedad. Por lo tanto, los royalties,  sus valores y la forma en que se recaudan, están de acuerdo a algunos rangos, pero son diferentes. 

Cada desarrollo comercial es diferente. Hay variedades que han sido licenciadas a tan solo una sola empresa, y otras a un conjunto de éstas.  Hay algunas variedades cuya plantación se restringe a un máximo de hectáreas para plantar en un territorio, pero otras no tienen restricciones.  

Así por ejemplo, en el caso de ‘Modì®’, el royalty es por un porcentaje del total de volumen de negocios de las manzanas ‘Modì®’, que es calculado en base al precio FOB neto comercial y los gastos de comercialización (promoción y publicidad). ‘Modì®’, además pone a disposición de los socios una serie de iniciativas de mejora de comercialización, tanto en mercados locales como internacionales, siguiendo una línea definida por el Modì® International Marketing Cooperation & Coordination Commitee (Modì® IMCC).

En el caso de Kanzi®, sus responsables solo se limitan a decir que manejan un concepto de licencias estricto y bien administrado. Además, son conscientes de que la demanda es mayor que la oferta, por lo que “la producción crecerá considerablemente los próximos años en todo el mundo”, vaticina Chaloulakos.

OTROS CLUBES EXITOSOS

La marca Kiku® es un desarrollo de la familia Braun, originaria de Italia, esencialmente para fruta con altos estándares de calidad que provenga del grupo Fuji y de alguna de las dos variedades o clones que ellos mismos han desarrollado: ‘Brax’ y ‘Fubrax cv’, esta última es una mutación de Brax, superior a su antecesora en cuanto al color y apariencia general de la fruta.  Actualmente, ‘Fubrax cv’ es la tercera de mayor venta en Chile. 

Lo particular de este club es que la familia Braun permite el uso de su marca Kiku® solo  a aquellos  productores que produzcan manzanas en plantas de Brax y Fubrax cv, y cuya fruta con ciertas características de color y de aspecto. Sin embargo, ANA Chile, a través de sus viveros licenciados, están vendiendo en Chile plantas de Fubrax cv sin restricciones, a cualquier productor.  “No corresponde a una variedad club, sin embargo, lo que se ha manejado en forma restringida es el uso de la marca Kiku®”, explica Fernández. En Chile el único licenciado es la empresa Unifrutti y está usando la marca Kiku® para algunos mercados, pero no para otros.  Sin embargo cualquier productor puede plantar’ Fubrax cv’ y luego vender sus manzanas como’ Fuji’ o ‘Fubrax cv’.    

Otras de las variedades que ha sonado mucho en Chile y también en otros países productores es ‘Honeycrisp cv’. Obtenida en la Universidad de Minnesota, se ha plantado en Chile en forma bastante limitada. “Se introdujo tarde al país, porque se consideraba que era una variedad que no se adaptaría bien a las condiciones de producción chilena”. Según Ignasi Iglesias, investigador del IRTA de Cataluña, en España, se trata de una variedad que “ha revolucionado a los consumidores y productores de allí por su peculiar textura crujiente y jugosa, de sabor ligeramente acidulado, aunque en Lleida se ha visto que es sensible al golpe de sol y Bitter pit”. En Chile, también se comprobado que es una variedad de difícil manejo agronómico. “Es un dolor de cabeza para el productor porque se trata de una variedad ‘sitio específica’ que necesita de climas frío para producir bien y además es muy susceptible problemas fisiológicos de poscosecha como es el golpe de sol y otros problemas”, subraya Fernández. 

Sin embargo, al mercado estadounidense le gusta y mucho. En  EE UU ha ido creciendo la superficie plantada en forma importante cada año  y, sin embargo, los precios se mantienen. Hay un tema de sabor y de textura de fruta que ha hecho que el producto sea muy bien recibido y el mercado ha estado dispuesto a pagar precios altos por la fruta. Por ello es que hay algunas plantaciones al sur de Chile, en Temuco y Angol. Ahora bien, ya están disponibles mutaciones superiores, que anticipan maduración y se defienden mejor del golpe de sol, que comenzarán a plantarse pronto en el país, anticipa Fernández. Incluso están llegando al país otras variedades que son producto del cruzamiento de ‘Honeycrisp cv’ con otras variedades, de las que se espera tengan una mayor capacidad de adaptación a la zona tradicional de producción de manzanas en Chile. 

¿HAY ESPACIO PARA TANTAS NUEVAS VARIEDADES?

De aquella Royal Gala que se producía en 1984 hasta las nuevas mutaciones se pueden contar varias decenas que han llegado a comercializarse, por lo que la obsolescencia varietal en relativamente rápida.  Sin embargo, cuando se habla de nueva genética, es decir, de aquellas nuevas variedades no derivadas de anteriores, se están controlando muy de cerca y el dueño se hace también dueño de las mutaciones que puedan surgir. “Eso quiere decir que si hay una mutación en una variedad nueva, las mutaciones también le pertenecen al dueño de la variedad, por lo tanto es él quien decide si se introduce al mercado. Eso hace una gran diferencia y puede permitir que la obsolescencia varietal sea más manejable.   Por lo tanto no debiera ocurrir lo que hoy pasa con las Gala u otras, donde aparecen varias mutaciones al año, en términos comerciales”, explica Fernández. 

Sin embargo, ante el gran abanico de variedades que disponen los agricultores, ¿hay espacio para tanta variedad de acuerdo a los calendarios de cosecha? “Creo que claramente no lo hay”, responde el director ejecutivo de ANA Chile. Sin duda, hay muchas más candidatas que espacio en el mercado. Por ello es que muchas variedades que se quedarán en el camino u otras tendrán un impacto puntual en nichos o zonas de comercialización. “No hay espacio para tanta variedad”, sentencia. 

Y ejemplos de variedades club que tenían planes importantes de introducción que nunca se concretaron hay varios en el mundo. Fueron variedades de las que se plantó un número determinado de hectáreas, que posteriormente no se siguió expandiendo. Sin embargo, son hectáreas que se siguen explotando, cuya comercialización está relacionada a nichos donde ha encontrado un espacio, como pueden ser determinados supermercados o países, sin posibilidades de expansión. Esa es la suerte que han corrido en un negocio, el de las variedades club, que debe conjugar muy bien lo que es una fruta de calidad excepcional con un potente marketing.