Plantas y suelos limpios al establecimiento: Lo esencial del control de nematodos en cerezo

El nematólogo Erwin Aballay entrega sus recomendaciones para enfrentar una situación sanitaria grave que, sin embargo, suele pasar inadvertida: tenemos infestado alrededor de un tercio de los huertos de cerezo en la mayor zona productora. Hay manejos importantes antes de aplicar “quimioterapia”, pero cuando la presión de la plaga alcanza niveles altos, el control integrado con nematicidas es la única forma de enfrentar el problema.

Erwin Aballay 

 

En las regiones Metropolitana, de O’Higgins y Maule, de un 30 a 40% de los huertos presenta un nivel de nematodos fitoparásitos que se considera alto, afirma el ingeniero agrónomo, Dr., Erwin Aballay, nematólogo de la Facultad de Ciencias Agronómicas de la Universidad de Chile:

–En algunos casos eso se refleja en el vigor aéreo y en otros no, porque se ha ido compensando con medidas adicionales, como uso de materia orgánica, mejoras del sistema de riego u otras. Eso es mucho más marcado en suelos arenosos, livianos. En numerosas ocasiones hay problemas adicionales, como sería el cáncer bacterial, que está asociado a la presencia de nematodos por el debilitamiento de la planta. Frecuentemente los productores no han hecho análisis, de manera que no saben qué tan infestados están.

La falta de consciencia de lo que ocurre puede estar asociada a que no se observan síntomas en los huertos jóvenes, debido al vigor de las plantas. Pero la población de nematodos se va duplicando anualmente, de manera que al cabo de los años los frutales se debilitan y empiezan a resentirse.

En cerezos y en general en los carozos, las especies de nematodos más complejas son Pratylenchus vulnus, Mesocriconema xenoplax y Xiphinema americanum s.l. De los tres, tal vez el más complicado sea P. vulnus, por tratarse de un endoparásito, señala el docente: una vez que entra en la raíz prácticamente no tiene control. En cambio, los otros dos son ectoparásitos, están fuera de la planta y contra ellos las estrategias de control pueden ser más exitosas.

Resultados de prospecciones de suelo en huertos de cerezos de la 6ª Región, determinando la densidad de 3 géneros de importancia asociados a diferentes portainjertos.

 

¿Hay diferencias con las plantaciones del sur?

–Además de los nematodos señalados, en suelos más ácidos empieza a aparecer una especie más agresiva, Pratylenchus penetrans. Se encuentra bastante en pomáceas de la 8ª Región. Se asocia bien a carozos en general, de manera que en cerezo es probable que vaya a pasar lo mismo.

Por otra parte, la tendencia a usar plantas más pequeñas para facilitar el manejo, aumentar la densidad de los huertos, significa trabajar con portainjertos de menor vigor. De acuerdo al especialista, en esos patrones basta un leve problema de nematodos en las raíces para que las plantas se depriman.

 

HAY QUE ASEGURARSE DE CONTAR CON PLANTAS LIMPIAS

Para lograr una plantación libre de inconvenientes, lo primero es disponer de plantas de buena calidad, jerarquiza Aballay. El SAG supervisa los viveros registrados para asegurar que las plantas vengan libres de estos parásitos.

Sin embargo, cuando se hace la prospección en viveros, por lo común la toma de muestra abarca aproximadamente un 1% de las plantas. Por lo tanto, hay una probabilidad de no detección. El consejo del especialista, en consecuencia, además de verificar que el vivero esté registrado, es asegurarse de su calidad en forma directa.

–Me ha tocado ver viveros con materiales bastante contaminados. No es infrecuente que ello se deba a que se arriendan suelos agrícolas y producen sus plantas sin haberlos fumigado. Hay otros viveros que trabajan muy bien, por ejemplo en sustratos fumigados o vaporizados, que comercializan sus plantas en bolsas sin haber sido puestas en suelos. Una medida recomendable es chequear los paquetes de plantas y fijarse si hay deformaciones o daños en las raíces. Además, el comprador puede tomar sus propias muestras y llevarlas a un laboratorio para estar seguro antes de adquirirlas.

Inoculación de plantas de cerezo con microorganismos benéficos, previa a la plantación, mediante inmersión de raíces.

 

COMPROBAR QUE TAMBIÉN EL SUELO ESTÉ LIBRE DE NEMATODOS

En segundo lugar, se debe hacer un análisis nematológico del suelo donde se va a instalar la producción de cerezos. Los nematodos que afectan a carozos son bastante comunes en Chile.

Si el suelo se encuentra limpio y las plantas también lo están, probablemente nunca se va tener el problema. Pero si alguna de las dos cosas falla, en adelante habrá que aplicar un programa de manejo cuya base es hacer monitoreos. En función de sus resultados se irán tomando medidas como adición de materia orgánica, enraizantes, productos biológicos, y utilizar químicos si la situación se vuelve muy compleja, “solo entonces empezar a bombardear la planta con nematicidas quimicos, en dosis que pueden ser más altas de lo normal”:

–El monitoreo no es caro, el análisis por muestra cuesta en promedio unos 25.000 pesos. Lamentablemente a veces las empresas reaccionan cuando la situación ya no es controlable.

Si se detecta una infestación importante ¿qué tan posible es dejarlo limpio para poner plantas sanas?

–Si el suelo está muy sucio, lo recomendable es la fumigación, ya sea con 1,3 D o bien con Metam Sodio, ingredientes activos de diversos productos comerciales. Y luego de plantar, poner inmediatamente compost bien elaborado para reinocular el suelo con organismos benéficos, porque lo negativo de las fumigaciones es que matan a todos los enemigos naturales también. Y en un suelo estéril, ante el vacío biológico, las plagas llegan primero. Ahora, como siempre se fumiga en bandas, porque es más barato, desde abajo y desde los lados empiezan a entrar nematodos. Hay que monitorear pues uno ya sabe que en el futuro se va a necesitar un programa de manejo.

Otra opción, indica el nematólogo, consiste en dejar el suelo en barbecho por un año, si se está en condiciones de asumir lo que esto significa desde el punto de vista productivo y económico:

–Se trata de una práctica muy eficaz: trabajar el suelo en verano, arar, dar vuelta más de una vez, si lo puedes invertir un metro sería lo ideal, porque hay que asolearlo, que se seque. Los nematodos se deshidratan con rapidez. Eso es mucho mejor que fumigar, en cuanto a la protección de los organismos benéficos. Cuando asoleas, matas los nematodos, pero muchos hongos y bacterias logran mantenerse en un estado de resistencia. Pierdes una temporada, pero ganas 20 para tu rentabilidad. Una fumigación controla el 99% de los nematodos, hasta donde entra el gas: 40 cm hacia abajo y en la banda. Asolear el suelo controla hasta la profundidad que alcances.

Sistema radical con escasa presencia de raicillas de diámetros inferiores a 1 mm, afectadas por Pratylenchus vulnus

 

USO DE RIZOBACTERIAS PARA FORTALECER LAS DEFENSA

El Laboratorio de Nematología de la Universidad de Chile, a cargo del Dr. Aballay, mantiene un convenio con FMC-Copeval para el servicio de toma de muestras de suelo y análisis nematológicos correspondientes, además de ser laboratorio oficial del SAG para viveros, y efectuar pruebas de evaluación de productos nematicidas que apuntan a ingresar al mercado.

En lo que es investigación propia, mantiene un cepario de nematodos entomopatógenos y trabaja fuertemente en el uso de rizobacterias para el manejo de nematodos fitoparásitos. Un grupo de cepas de dichas bacterias están siendo potenciadas para carozos y para vides. En el caso de cerezos se llegó a cuatro aislamientos, los cuales se transformaron en un consorcio que es el que finalmente se ha formulado. Su comercialización debiera iniciarse en el 2016, a través de una empresa licenciataria. La composición de las cepas, nativas, colectadas desde suelos agrícolas, es la siguiente:

1 cepa de Pseudomonas sp.

1 cepa de Bacillus sp.

2 cepas de Rhizobium sp.

Las rizobacterias se adhieren a las raíces. No son de vida libre, o sea no están en el suelo parasitando nematodos, sino que establecen una simbiosis con el sistema radicular. Viven de los exudados de la raíz y por su parte eliminan del medio hongos o nematodos antagonistas de la planta. Actúan como repelentes y también tienen un proceso activo ya que emanan una gran cantidad de enzimas, (proteasas más algunas lipasas y colagenasas), las cuales van rompiendo la cutícula de los nematodos.

Su acción protectora no implica que no haya daño ante una fuerte presión de los parásitos. Este tipo de productos aumenta los medios de defensa, no está hecho para “apagar incendios”. En tal caso se requiere acompañar del uso de nematicidas convencionales. Si las presiones no son tan altas, se puede trabajar perfectamente con productos biológicos que mantienen a raya los ataques y en algunos casos incrementan la masa radicular.

 Plantas débiles, afectadas por un mezcla de nematodos fitoparásitos. 

 

INOCULACIÓN ANTES DEL ESTABLECIMIENTO

Se está recomendando inocular los árboles desde el establecimiento, como hacen los productores de leguminosas cuyas semillas vienen con rizobios fijadores de nitrógeno. En el futuro tal vez todos los frutales serán tratados con microorganismos en la plantación, imagina Aballay. Lo tradicional hasta ahora es usar un nematicida preplantación, lo cual previene el ataque de nematodos por un par de meses. Un microorganismo, en cambio, tiene el potencial de irse reproduciendo indefinidamente, y el proceso se puede reforzar con aplicaciones en los dos momentos del año en que las raíces se renuevan.

En vivero las plantas en bolsas se pueden regar con una suspensión o, si son más grandes, hacer una inmersión directa. La aplicación en campo se realiza con la suspensión bacteriana en agua en un contenedor de plástico, o a través del riego. Por eso se desarrollan formulaciones líquidas que evitan la tapadura de emisores.

El movimiento de las bacterias en el suelo va a depender de la textura:

–En aquellos livianos probablemente se muevan mucho con el agua. En suelos más pesados no tenemos la seguridad de que las esporas se muevan hasta capas más profundas. Pero si logran colonizar la raíz, se multiplican rápidamente y avanzan por sí mismas.

¿El uso de estas bacterias es compatible con los nematicidas químicos?

–Sí. Hemos hecho pruebas y no hay problemas, porque los nematicidas actúan sobre el sistema nervioso de los nematodos, por lo tanto no tienen un mecanismo de acción directo sobre las rizobacterias. Ahora, por seguridad siempre se recomienda separar las aplicaciones en el tiempo. Primero el producto y después las rizobacterias, por ejemplo.

 

ESTÁN SURGIENDO NUEVAS HERRAMIENTAS DE PREVENCIÓN Y CONTROL

–¿Qué otros productos biológicos hay en el mercado?

–La mayoría son enraizantes, pero hay algunos correspondientes a saponinas en altas concentraciones, bacterias y hongos entomopatógenos (Bacillus, y Paecilomyces lilacinus). Estos productos se complementan unos con otros, todos tienen nichos distintos de acción. Creo que nos falta una mayor batería de posibilidades biológicas más allá de los enraizantes, ojalá con cepas nativas, porque no siempre los productos que vienen de afuera están tan viables, por el transporte y el tiempo que se almacenan. En Chile están apareciendo empresas de biotecnología pequeñas que trabajan sus propias cepas, y también empresas grandes.

¿Hasta qué nivel de infestación en el suelo resultan eficaces estos productos como el que ustedes han formulado?

–Una plantación nueva no debiera tener más de 20 individuos en 250 cm3 de suelo, de cada uno de los nematodos que hemos señalado; ojalá llegáramos a 0, porque se van multiplicando. Una planta de más de 5 años empieza a resentirse cuando alcanza niveles de 200 individuos en 250 cm3 de suelo: el huerto se ve más disparejo, se aprecian problemas de vigor y brotes más cortos. De hecho, nos encontramos con predios que presentan poblaciones mucho más altas, en los cuales la oportunidad de un manejo preventivo ya se perdió. Llegados a tal punto, hay que trabajar con programas integrados, incluyendo productos químicos, enraizantes, materia orgánica, de forma de ir recuperando el sistema radical y bajando la presión de nematodos. Sin embargo, ante presiones muy altas, con un sistema radical muy dañado, es casi una batalla perdida.

–¿Cómo va a evolucionar el tema en cerezos y carozos?

–Se nota una mayor preocupación entre los productores de cerezo, porque en el laboratorio hemos recibido bastantes muestras de huertos que se están plantando. Los suelos de las regiones Metropolitana, 6ª y 7ª en general están contaminados y los nematodos no van a desaparecer. Debiera aumentar el monitoreo y mejorar la prevención, especialmente antes de la plantación, y la vigilancia en los primeros años. En cuanto a nematicidas químicos, en el mundo hay una tendencia a ir eliminando los fosforados y carbamatos, por su toxicidad. Pero la misma industria está preocupada de renovar su material y vienen moléculas interesantes. Creo que en los próximos años por lo menos va a haber tres nematicidas nuevos en Chile, con otros modos de acción y de mucha menor toxicidad. El desarrollo de productos biológicos va a ir aumentando; nosotros mismos seguiremos en esta línea. Va a ser muy positivo.