Un producto de Adama. Lanzamiento de Brevis en Chile, la gran innovación en raleo de manzanos

Diferencia de un árbol sin tratamiento (izquierda) y con Brevis.

 

El raleador químico de Adama, Brevis, representa un extraordinario aporte para el raleo de manzanas. Su formulación única permite garantizar una correcta aplicación después de floración. Brevis no altera los procesos hormonales ni fisiológicos de la planta, sino que actúa inhibiendo temporalmente la fotosíntesis. Usado desde hace varios años en Europa, llega finalmente a nuestro país como instrumento clave en la estrategia para disminuir la necesidad de mano de obra.

En la mayoría de los frutales los objetivos del raleo son más o menos comunes, pero en el caso del manzano hay algunas particularidades, señala Óscar Carrasco, profesor de fruticultura de la Universidad de Chile y asesor frutícola:

–El raleo tiene como primer fin regular la carga del árbol, vale decir ajustar la cantidad de frutos al potencial del huerto de acuerdo a factores como la edad, suelo o clima, y también al potencial de la variedad. Sabemos que un huerto de Gala tiene que producir del orden de 60 toneladas/ha, en tanto una Pink Lady puede llegar a producir 90 toneladas/ha, por ejemplo. El segundo objetivo es regular el calibre: hay una relación bastante directa entre número de frutos por árbol y el tamaño potencial que se puedan alcanzar. Cada variedad tiene diferentes estándares si va a EE.UU., Europa o China, por lo tanto, el nivel de raleo tiene que estar orientado por los requerimientos del mercado de destino. Un tercer objetivo es controlar el retorno floral, de modo que el huerto florezca todos los años de manera regular. Dejar un exceso de carga producirá añerismo, y también influirá la fecha de la regulación, pues mientras más temprano el raleo, mayor retorno floral habrá al año siguiente.

Oscar Carrasco, profesor de la Universidad de Chile y asesor.

 

EL MAYOR DE LOS DESAFÍOS DEL RALEO SE RELACIONA CON LOS COSTOS

El mayor de los desafíos del raleo se relaciona con los costos del raleo manual. La meta, indica el especialista, es aplicar los productos químicos para reducir al máximo la necesidad de repaso. Entonces, lo que se pide de los raleadores es que sean efectivos y capaces de reducir el número de frutos, pero de manera controlada, sin provocar daños en la planta ni en la fruta y ojalá sin depender de variables externas, como el clima, en sus resultados.
–Realmente si nosotros nos equivocamos en el raleo, podemos estar simplemente yendo a pérdida con nuestro huerto –recalca el académico y asesor– si no tenemos 100% seguro que se están cumpliendo siempre los objetivos, porque estamos llegando tarde con los repases manuales, entonces dejamos a veces árboles con exceso de carga, con fruta chica y además con mal retorno para el año siguiente. Eso impacta directamente, por un lado con mayores costos y por otro con menos ingresos. Así es que la ecuación es muy directa. Necesitamos bajar el costo de la mano de obra y asegurar los rendimientos y los calibres, porque con eso logramos llegar a los precios que estamos proyectando.

Efecto de Brevis en la prevención del añerismo en Red Delicious, Nueva Zelanda.

Floración al año siguiente sin tratamiento (Arriba) y con tratamiento.

 

ENSAYOS EN CHILE Y EL MUNDO DEMUESTRAN QUE BREVIS ES UNA HERRAMIENTA SIMPLE Y CONFIABLE

Francisco Díaz, asesor en pomáceas y Product Manager de Brevis para Chile y Argentina señala que aun cuando este raleador se encuentra en etapa de lanzamiento en el país a nivel comercial, ya lleva tres años de evaluaciones. Los estudios, a cargo de la Universidad de Chile y otras instituciones independientes, se han efectuado en más de 10 diferentes localidades entre Quinta de Tilcoco (O’Higgins) y Angol (Araucanía).

–Brevis ha resultado consistentemente efectivo en todas las temporadas. El momento de aplicarlo es mucho más simple de definir que el de otros productos, porque no dependes de la temperatura, no tienes que esperar una ventana climática. Tampoco hay que estar buscando mezclas ni hacer dos, tres o hasta cuatro aplicaciones; basta con una sola. Brevis es más preciso, es más simple, es un solo producto. Otro aspecto destacado: los efectos se ven antes. A los 10 días después de aplicación ya se aprecia el resultado. Con otras estrategias de raleo químico no se sabe su efecto antes de 18 a 20 días, lo cual significa una incertidumbre acerca de la necesidad de repaso manual. La inducción floral del año siguiente se produce dentro de los primeros 25 días después de plena flor, entonces la demora en conocer si el raleo funcionó, puede dejarte sin oportunidad de reaccionar oportunamente. Por otra parte, al producir un efecto más temprano con Brevis, se ganan 8 a 10 días en división celular de la fruta que quedó en el árbol, de modo que el potencial de calibre aumenta.

Otro aspecto destacado por Francisco Díaz es la rapidez de absorción por el árbol.

–Se distribuye con una nebulizadora común y corriente, y entra en la planta en dos horas. Si llueve después de 2 horas de aplicado, no hay problema . La única precaución es no aplicarlo en mezcla con otros productos, como insecticidas, fungicidas, coadyuvantes o fertilizantes foliares. Debe ir siempre solo.

Francisco Díaz, asesor y product manager de brevis.

 

UN VISTAZO A LOS PRODUCTOS DISPONIBLES PARA EL RALEO

Desde el punto de vista de cómo funcionan, pueden distinguirse tres clases de raleadores químicos:

–Los cáusticos: se aplican durante floración y queman parte de la flor, impidiendo que sea fecundada por lo cual termina en aborto. Entre ellos se encuentran el tiosulfato de amonio (ATS), el aceite de pescado y el polisulfuro de calcio.

–Los hormonales: se aplican desde caída de pétalos (con frutitos ya formados) en adelante. Entre ellos se encuentran el etefón (etileno), ácido naftalinacético (NAA) y 6-benciladenina.

–Los insecticidas y fungicidas: carbaril y thiuram, cuyo efecto raleador se encuentra comprobado sin haberse determinado las causas con exactitud. También se aplican desde caída de pétalos.

 

RAZONES FISIOLÓGICAS PARA INCLUIR ESTA NUEVA HERRAMIENTA EN LA ESTRATEGIA DE RALEO

El ingrediente activo de Brevis (metamitrona) no depende de las condiciones climáticas para actuar, funciona muy bien con rangos de temperatura de 10 a 25°C, en un amplio rango de humedad relativa, ya que no es un producto hormonal y actúa inhibiendo temporalmente la fotosíntesis. En los días siguientes a su aplicación reduce en más de un 60% el transporte no cíclico de electrones en el fotosistema II, por un periodo normal de alrededor de dos semanas y un máximo de tres. “Es como si pusieras la planta en la obscuridad”, ejemplifica el holandés Ton Besseling, Crop Manager Fruit de Adama. La consecuente menor disposición de carbohidratos da lugar a la caída natural de los frutos del ramillete, por la competencia entre ellos, generalmente se pierden los laterales y se mantiene el central dominante.

–El árbol quiere tener 200 frutas, 200 hijos –agrega didácticamente Besseling–, pero el productor prefiere 100 de buena calidad. Para lograr remover el 50% sobrante lo que hacemos es provocar una escasez temporal de “alimento” en la planta, la cual ya no cuenta con suficientes carbohidratos para “criar” 200 frutas y bota las 100 que “cree” que no será capaz de sostener.

Ton Besseling, crop manager fruit de Adama.

 

INVESTIGACIONES PARA PREDECIR CON EXACTITUD EL NIVEL DE RALEO LOGRADO

Si bien las condiciones del tiempo prácticamente no afectan el momento de aplicación de Brevis, sí es necesario tener presente el clima después de la aplicación, según explica el Dr. Guglielmo Costa, profesor de la Universidad de Bolonia, Italia, quien lidera el grupo de trabajo de raleo de frutas de la Euopean Union Fruit Resarch Institute Network (EUFRIN):

–Si el cielo se presenta más bien nublado, con poca radiación solar, la planta fotosintetiza en menor medida, generando una baja cantidad de carbohidratos. A veces ello va acompañado de noches con temperaturas altas, en que la planta consume los carbohidratos generados durante el día. A diferencia de Chile, esta condición es muy común en Europa y, por lo tanto, hay que ser cauto con las dosis de Brevis si existe la posibilidad de que concurran las condiciones descritas. Si ves que la temporada es nubosa, sin mucha radiación, eventualmente con altas temperaturas durante la noche, puedes esperar un bastante buen raleo causado por la primera aplicación de Brevis, y repetir otra aplicación del producto podría ser riesgosa.

De hecho, actualmente una de las investigaciones que está haciendo el grupo de trabajo del Dr. Costa es establecer un modelo de aplicación de acuerdo a las temperaturas, sacando partido del conocimiento exacto del modo de acción de la metamitrona.

–El estrés del árbol cuando aplicas Brevis puede ser medido –explica Ton Besseling–, a través de un instrumento que mide el nivel fotosintético en las hojas. El equipo de trabajo europeo en raleo, con investigadores de siete países, está desarrollando este modelo para predecir el resultado del raleador. Así, por ejemplo, será posible decirle anticipadamente al fruticultor si logró el 50% de raleo deseado o si es un 30% y debe hacer un segundo tratamiento, por ejemplo. Pienso que en 2018 empezaremos el programa piloto en conjunto con asesores agrícolas de productores en diversos países del continente.

Guglielmo Costa, profesor de la U. de Bolonia y coordinador del grupo de trabajo de raleo de la european union fruit research institute network (EUFRIN)

 

Consultado sobre qué aconsejaría a los productores chilenos, dada sus largos años de experiencia en investigación acerca de raleo de frutas, el Dr. Costa señala:

–Brevis es uno de los buenos agentes de raleo que tenemos, así es que pueden estar confiados en su uso. Una recomendación importante, como saben todos los que conocen esta área, es hacer bastantes pruebas. El raleo depende de muchos factores. La gente mira orgullosamente sus huertos y dice: nosotros tenemos clones, cada planta es igual que la otra. Pero no es así, hay temas de manejo cultural, de fertilización, de riego, de clima, de variedad. Yo trabajo en raleo desde 1970 y cuando piensas que has entendido todo descubres que hay otro factor muy importante que no habías considerado. No puedes considerar el raleo químico como una aplicación normal que haces y luego te vas a casa para volver a los dos meses. Debes controlar y verificar cómo reacciona la planta.

Ajustar la cantidad de frutos al potencial del huerto es el objetivo del raleo.